Acuerdo de comercio justo entre excombatientes y familias erradicadoras de coca en Guaviare

Search form

Acuerdo de comercio justo entre excombatientes y familias erradicadoras de coca en Guaviare

En la Escuela Rural Alternativa (ERA) de San José del Guaviare, las cooperativas de excombatientes COOJAPAL y COAMACOL firmaron un acuerdo de comercialización  con las familias campesinas de la región que hacen parte del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS). Gracias a este acuerdo, las familias erradicadoras de coca comprarán con descuento los concentrados para animales que se producen en la ERA y venderán sus productos a precios  justos.

PASO Colombia viene trabajando con las familias del PNIS a través del Plan de Contingencia en Apoyo a Familias Erradicadoras de Coca. El Plan de Contingencia aprovechó la experiencia desarrollada en la ERA de San José del Guaviare. La ERA cuenta con la maquinaria, el conocimiento y la experiencia  para la elaboración de concentrados artesanales, con los cuales han mejorado la viabilidad económica de sus proyectos de cría de animales.

Juan Antonio Castro, miembro de la cooperativa COOJAPAL, cuenta como “El programa ha sido muy importante porque hemos encontrado la manera de poder alimentar nuestros peces, cerdos, gallinas y pollos. Ahora queremos replicarlo con las comunidades, porque de ahí depende la seguridad alimentaria de la región”.

Socorro Pardo, participante del Plan de Contingencia y protagonista del cuarto capítulo de la serie Sembradoras de Paz, manifiesta que “Me parece muy bueno, porque yo conseguía el bulto de concentrado en San José a 80 mil pesos, más 10 mil del transporte. Ahora con este acuerdo me sale a $64 mil. Además, cuando esté listo el centro de acopio nos van a comprar lo que llevemos como yuca, plátano, cachama, pollos, además de material vegetal para producir más concentrados. Así se pone uno más pilas a sembrar y cuidar animales porque va a la fija. Voy a cuidar mejor a mis cachamas que estaban era aguantando hambre porque no he tenido plata para comprar el alimento.”

“El problema con las familias PNIS es que ellos recibieron los proyectos de los animales, pero luego se les crecieron y no tenían a quien venderlos, entonces les tocaba comérselos o regalarlos. Lo que nosotros queremos con las personas que sustituyeron los cultivos de uso ilícito es que puedan fortalecer la comercialización, que nos vendan a nosotros lo que produzcan mientras ellos nos compran los concentrados con un descuento para la comunidad”, explica Noe Gutierrez, representante de la cooperativa COAMACOL. Con este esfuerzo colectivo de producción, se garantiza el uso y la venta de los concentrados artesanales, al mismo tiempo que las familias que le apostaron a la sustitución de cultivos de uso ilícito ahora tienen una alternativa legal viable para la generación ed ingresos.

Gutierrez incentiva esta alianza al afirmar que “la idea es producir y comercializar en el Guaviare, para que accedamos a productos de primera calidad y a precios justos”. Los concentrados artesanales producidos por las cooperativas de excombatientes cuestan un 40% menos que los industriales. Su elaboración aprovecha el material vegetal de la zona, incluso productos agrícolas descartados en las cosechas y no requiere gastos de transporte para traer los productos desde otros departamentos. Además, tiene un impacto positivo en la nutrición de los animales y por tanto en la calidad de estos.

Este acuerdo fortalece el encadenamiento económico de los proyectos agrícolas en el Guaviare, y promueve el trabajo conjunto entre excombatientes y campesinos para aportar a la transformación territorial de la región.

Noticias relacionadas