Escuelas Rurales Alternativas (ERA) | Tulua, Colombia

Formulario de búsqueda

 

La Escuela Rural Alternativa de Tuluá, Valle, es una apuesta de trabajo colaborativo entre 33 familias campesinas y 33 excombatientes que decidieron trabajar juntos por el desarrollo agrícola de la región. Además de avanzar en la reconciliación de una región fuertemente afectada por el conflicto armado, los participantes de la ERA han logrado superar dificultades geográficas de esta zona montañosa de la cordillera central y la distancia entre las veredas de la región.  Esta ERA cuenta actualmente con el apoyo de instituciones como la Secretaría de Paz de la Gobernación del Valle, la Alcaldía de Tuluá, las organizaciones sociales ASTRACAVA y ASOPROVENUS, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

Los participantes de la ERA de Tuluá provienen de los corregimientos de La Moralia, Monteloro, San Marcos, Venus, Santa Lucía, Los Aguacates y La Alejandría. En respuesta a las distancias entre estas veredas, la ERA se constituye de 7 nodos, donde cada uno integra familias campesinas y de excombatientes. En cada punto, de acuerdo con los intereses de los participantes, sus experiencias con el terreno y las características del suelo, se impulsan distintos proyectos productivos como ganado vacuno y porcino, cultivos de mora, lulo, caña, aguacate y café. En Venus se instaló el Centro de Acopio como punto de integración de la ERA, tanto de los participantes como los productos agrícolas cosechados.

Gracias a la Alianza Comercial Colaborativa promovida por PASO entre la Asociación Colombiana de Pequeños Caficultores (ASCAFE) y la empresa Illy Café, se acordó la compra del café a un precio superior al promedio del mercado. De esta forma, las organizaciones campesinas de la zona tienen la garantía de compra de sus cosechas por 5 años, con un margen de ganancia que ha impulsado el cultivo y la compra a otras familias campesinas. La ERA de Tuluá apoyó la instalación de una Guardiola para mejorar el secado de los granos; la instalación de un laboratorio de testeo; y la capacitación en temas cafeteros para reconocer y mejorar la calidad de los granos entregados, los procesos previos al envío y las posibilidades de producción de sus tierras.