Semillas de paz desde la ERA de Anorí

Formulario de búsqueda

Semillas de paz desde la ERA de Anorí

Una bioexpedición realizada en colaboración entre científicos y reincorporados descubrió para el mundo 14 nuevas especies de flora y fauna en el territorio de Anorí, Antioquia. Entre iracales, orquídeas, anfibios y ratones, su biodiversidad es indiscutible pero también está en riesgo. Por eso, el proyecto Esencias de La Montaña, apoyado por la Escuela Rural Alternativa (ERA) de Anorí, se creó como alternativa económica amigable con el medio ambiente. Gracias al trabajo colaborativo con PASO Colombia ahora la iniciativa presenta nuevos productos para el bienestar, el cuidado y la salud.

Esencias de La Montaña es una iniciativa del comité de género del ETCR de Anorí, en el que trabajan mujeres y hombres alrededor de las plantas medicinales y los conocimientos tradicionales que sobre ellas se conservan en la región. Este conocimiento lo han puesto en diálogo con la academia para elaborar sus productos artesanales de alta calidad. Gracias al acompañamiento técnico y pedagógico brindado por PASO Colombia, Esencias ahora cuenta con jabones, pomadas, tinturas madres y aceites con distintos ingredientes naturales.

Sully Hoyos, integrante del Comité de Género y de Esencias, comparte las expectativas del proyecto: “la idea de nosotros es convertirnos en una empresa para generar ingresos y beneficios para nuestras comunidades, dar trabajo independientemente de que sean excombatientes o no”. Para cumplir este propósito, Esencias busca alianzas estratégicas con organizaciones campesinas o mujeres rurales de los alrededores para ampliar la variedad de plantas o conseguir mayor cantidad de materias primas. 

Huertas que reunen a las familias

La iniciativa actualmente cuenta con huertas colectivas y caseras para generar las materias primas requeridas en las distintas recetas. ”Ha sido un proceso de meses, de tener en la huerta solamente penca de sábila ahora tienen una cantidad de plantas medicinales. Además, la participación en los espacios de trabajo impacto la forma en que construyen comunidad a partir del intercambio de plantas o experiencias”, explica Daniela Callejas, extensionista de la ERA de Anorí.

Steven, Tania y Sharon son una de las familias que viven en este espacio territorial. Ambos participan de las clases dictadas por Daniela y a partir de ellas se han comprometido con su huerta: sembrando, aprendiendo, replicando y compartiendo sus conocimientos. Como cuenta Tania Paut "en mi casa no hay un espacio muy grande pero en compañía de mi marido, organizamos una pequeña huerta para sembrar jardines y ahora la mayoría son plantas medicinales, pues son muy útiles para la vida cotidiana, para algún dolor siempre hay una aromática. Aparte también tenemos cilantro, cebollas. Incluso cosas que nos llaman la atención y que a veces no conocemos, pero que vamos investigando para qué son importantes y cuál es el uso que le podemos dar”.

Stiven en la huerta casera que ha construido con su familia
Stiven en la huerta casera que ha construido con su familia

 

Finalmente,  reflexiona Callejas “de alguna manera todas hemos sido víctimas de la guerra y empezarnos a entender y a juntar a través de productos e historias, es un proceso que hace que nos sintamos más cercanos. La paz es lo que se construye entre personas, entre naturaleza, entre ciudad y campo, entre todos”. 

Si te interesa apoyar esta iniciativa puedes seguirlos en su perfil de instagram @EsenciasMontana o escribirles al wa.me/573219258120  para conocer los productos que tienen en venta a nivel nacional.